Network Marketing Pro

No Tener Apoyo de tu Patrocinador Puede Ser tu Mayor Ventaja

Por Eric Worre

Bien, has tomado la decisión y te inscribiste al Mercadeo en Red. Has tenido 5 citas de seguimiento con tu amigo, fuiste a una presentación local, has tenido una llamada de conferencia con alguien de la compañía, y finalmente estás listo para empezar con tu negocio.

De repente, tu amigo desaparece. El amigo que se tomó todo ese tiempo repasando cada aspecto de la compañía y convenciéndote que podrías ser exitoso en el Mercadeo en Red se lo ha tragado la tierra.

Te sientes abandonado y traicionado porque ahora no tienes dirección, no tienes motivación, y no tienes ningún apoyo de tu patrocinador.

¿Qué pasaría si te dijera que esto es un regalo? Si lo sé, sé que no se siente como un regalo en estos momentos. Pero déjame explicarte.

Dependiendo de tu Patrocinador

Sin un patrocinador quien te apoye, tienes la oportunidad de levantarte y convertirte en el líder que debes ser. Si tuvieras un patrocinador estupendo que hiciera todo por ti, te diría exactamente que hacer, y te llevara de la mano al crear tu negocio, entonces no serias un líder. Además, tu negocio no crecerá si esperas a que tu patrocinador este ahí todo el tiempo.

Mi Patrocinador Me Dejo

Hubo un momento al principio de mi carrera cuando podía perder la esperanza porque mi patrocinador no me estaba apoyando o podía levantarme y convertirme en un líder.

En una de las primeras compañías en las que me involucre, había un líder, quien era fabuloso en programar juntas semanales con presentaciones magníficas y testimonios convincentes. Estas juntas eran perfectas porque lo único que tenía que hacer era traer a un prospecto y lo demás era hecho por mí. Me conocían como el chico que siempre traía a nuevos prospectos a cada junta.

Esto es lo que hacia. Convencía a mi prospecto a venir a una junta, y me sentaba con ellos y cabeceaba en acuerdo a todo lo que se presentaba. Después les daba un codazo suave, y les decía, “¿No es esto interesante?” Luego cuando terminada la junta, me volteaba hacia ellos y les preguntaba lo que mejor les pareció. E inscribí a mucha gente.

Pero después el líder quien estaba programando estas juntas se retiro. De repente, las juntas ya no funcionaban. En vez de cada semana, eran cada mes, y los testimonios no eran tan impresionantes. La compañía no estaba sosteniendo las citas a la misma calidad que lo solían hacer, y hubo hasta rumores de que las juntas iban a ser canceladas por completo.

Estaba mal. Las juntas eran la única manera el cual yo inscribía a la gente. Así que fui a la compañía y les pedí que continuaran con las juntas, subieran la calidad, y las hicieran semanal otra vez. Se rehusaron.

Tuve que Tomar Una Decisión

Esto fue mi cruce de caminos. Ya no estaba siendo apoyado por mi patrocinador. Y había perdido mi única estrategia para reclutar gente. Tenía que tomar una decisión. Podía perder la esperanza y esperar a que alguien llegara y me ayudara a decidir que hacer. O podía levantarme y hacer las juntas yo mismo.

Terminé yendo a un hotel y dando el dinero de mi alquiler para reservar un cuarto. Entonces elabore una presentación, y les dije a toda mi familia y a mis amigos, que si me querían, estarían en la junta. No necesitaban inscribirse, solamente necesitaban estar ahí y cabecear en acuerdo en todo lo que decía. Si no, únicamente habría uno o dos prospectos, y una junta con solamente unos cuantos no es tan exitosa.

Tuve alrededor de unas 50 personas en la primera junta. Y las seguí haciendo. Seguí programando las juntas, y siguieron creciendo.

Me eleve y me convertí en un líder en ese momento. Si quería seguir construyendo mi negocio y ser exitoso, tenía que tomar las riendas y hacer lo que fuera necesario.

Levántate y Hazlo tu Mismo

Así que, si tu patrocinador no te está dando el apoyo que crees que necesitas, hazlo tu mismo. Si crees que necesitas más entrenamiento, entrénate – lee libros, asiste a eventos, compra programas de entrenamiento. Si no te están dando las herramientas para presentar, crea tus propios recursos – haz una presentación de powerpoint, reserva un cuarto y busca a otro distribuidor quien este dispuesto a participar en una llamada de conferencia.

Recuerda, TU eres responsable de tu propio éxito. Toma las riendas. Conviértete en un líder. Y alcanza tu propio éxito.

Si tu patrocinador no te está proporcionando con ningún tipo de apoyo, entonces tienes que tomar una decisión. ¿Te vas a desesperar y complacerte con menos de tu potencial? ¿O te vas a levantar y convertirte en el líder que siempre debiste ser?

If you enjoyed what you watched, read or heard from this free training page, please feel free to share, distribute, and post this content so your team can benefit from it too. All that we ask in return is that you attribute all content to Eric Worre – Network Marketing Pro, Inc and post a link back to our website at networkmarketingpro.com Thank you!